Onda Cero (Madrid) 95.0 FM

Onda Cero (Madrid) 95.0 FM, Radio escuchar Onda Cero (Madrid) 95.0 FM en directo Online
¿Ahora es el turno de Nihal? Sé lo que ustedes piensan de mí. Pero no me importa. Se trata de mi opinión. Nada que ver con Nihal. Anda dándose aires de ángel bienhechor. Eso que ella no jode. Aparte de lanzar miradas de desprecio. ¿Es culpa nuestra si no haces nada? Anda, haz algo, tú también. ¿Quién te lo impide? Ella se pavonea y lo llama caridad. El ritual de redención de una mujer que jamás se ha ganado la vida. Qué redención, no se sabe. ¿Qué quieres que haga ella? La caridad no es arrojarle un hueso a un perro hambriento, es compartir con él cuando uno también tiene hambre. Cada uno hace lo que puede a su manera. ¿Cuál es el problema? Pregúntate qué te aporta ese trabajo. No me escuchas. ¿Qué tiene que ver? Sigues cavando donde otros ya lo han hallado todo. Deja de perder el tiempo. Es inútil. No surgirá nada nuevo. Dime qué sería nuevo. Tú eres el gran pensador, no yo. No voy a enseñarte nada. Es lo universal lo que me interesa. Aunque sea un déjà-vu. Por una vez, sé un poco realista. Sólo por esta vez. ¿Tú hablas de realismo? Tratar sobre el arte y contribuir al desarollo espiritual, ¿es alquimia para ti? No. Esto digo: Si ustedes, los pensadores, se dedicaran a problemas más graves, las bagatelas que los obsesionan se resolverían solas. Tomando altura para observar un pueblo, se ven también los árboles, los ríos, los prados Radio Pero no, ustedes se aferran a un punto minúsculo, por pereza y cobardía. Hemos dado toda la vuelta una vez más. No estamos obligados a estar de acuerdo. ¿Por qué discutir? ¿Sabes cuál es tu problema? Por miedo de sufrir, prefieres mirar para otro lado. Pero sí, si es eso. Pero hay que tener el coraje de afrontar la verdad. Si buscas alcanzar una verdad, a veces no dudas en destruir, querido Aydin. Pero como buen actor, has olvidado lo verdadero, ser tú mismo. Cambias de identidad como de camisa. Hay que aprender a vivir consigo mismo. ¿Quieres que sea realista? Entonces, escúchame bien. Estás condenada a la soledad y al aburrimiento hasta el fin de tu vida. Porque eres cobarde, porque eres perezosa. ¿Yo? Sí. Vives como un parásito, a costa de los demás. El mundo entero es tu deudor. Vaya a saber por qué. ¿Te vas a calmar? Estoy calmado. Crees poder decir y hacer lo que quieres y los demás deben aceptarlo. ¿Cómo es posible? No es así para nada. ¿De dónde sacas eso? ¿El realismo? Te falta completamente, sin saberlo. ¿A mí? Sí. Es la mejor. Te lo aseguro, apenas pasas esa puerta, ruego que no me lances un picotazo que me exaspere. Cuando te sientas detrás de mí, siento tu mirada buscando el conflicto para romper el aburrimiento. Mi espalda se entumece. Mis poderes se esfuman. Como si alguien me frotara la espalda con una mano callosa. Me da escalofríos, me impide escribir. ¿Qué me dices? ¿Estás obligada a ser siempre así de pesada? Me tienes rabia, dilo. Por eso es que estás sola. Ni marido, ni amigo, nadie. Sola en el mundo. ¿Me equivoco? ¿Suficiente realismo, o continúo? Es un realismo muy personal. Tienes razón. La reflexión como actividad suprema. Lo habremos oído todo. La vieja excusa de los cobardes y los charlatanes. ¿Piensas que con eso basta? Buena arenga. Buenos días. ¿Qué tal? Bien, ¿y usted? Bien, gracias. Quisiera pagar la habitación. Ajá. Sí, porque salimos mañana bien temprano. ¿Ya? De acuerdo. ¿Ya se van? Sí, lo siento. Los vamos a extrañar. Gracias. ¿Les ha gustado aquí? Sí, por supuesto. ¿Estuvo todo bien? Sí, muy contento de haberme alojado en este hotel. Habitación muy bonita. Qué bien. ¿Cómo estás? Hola. No sabía que estabas aquí. Yo fui quien invitó a Suavi. Lo dudo. ¿Celebramos algo? No, tenemos una reunión. ¿Una reunión? Sí. ¡Qué misterio! ¿Qué es, un consejo militar? ¿No te lo había dicho? Sí Radio ¿Cuándo? No recuerdo. Me respondiste: "Hum". Me pareció raro que no te interesara. ¿Dije "Hum"? No me acuerdo. No importa. De todas maneras no te concierne. Lo sabías bien. Nihal. ¿Sí? ¿Dónde me lo has dicho exactamente? No recuerdo. ¿Oíste? ¡No te concierne! ¿Recibo su abrigo? ¿Dónde está Necla? En su habitación. ¿Por qué? ¿Está de mal humor? No. Puedo ir a ver, si desea. No. ¿Ha bajado esta mañana? Seguramente. ¿Por qué lo pregunta? Bueno, ve. ¿Entonces? Creía que ya no salías. Pero no, te lo aseguro. Pero no podía decirle que no a Nihal. Escucha, no seas , no te hagas desplumar. Son insaciables, y tú no sabes decir que no. ¿Parezco tan tonto como para eso? Yo pongo en guardia a mi viejo amigo. No quisiera tener que lamentarlo. ¿Puedo tomar un café? Tomo mi café y me voy. Quédate. No, esto no es para mí. Sólo un poco. De ninguna manera. ¡Levent! Pasa, bienvenido. Buenos días, amigos. ¿Cómo estás? Bien, gracias. Permíteme tu abrigo. ¿Dónde estabas, señor institutor? Me estaba por ir. Estaba en la oficina militar. Estaba la esposa del comandante. ¿Y? En público, esos tipos adoran a su mujer. Pero si tuvieran la oportunidad, las meterían en una bolsa y las echarían al río. Buenos días. Aydin, marido de Nihal. Encantado. Soy Levent, el institutor. Lo sospechaba. ¿Por qué? Usted pasa a menudo. He escuchado hablar de usted. No sé muy bien qué es lo que usted hace Radio Nihal le explicará mejor, pero recolectamos fondos para ayudar a las escuelas desprovistas. Desde la llegada de Nihal, se han hecho enormes progresos. Muy bien, felicitaciones. Gracias. No se queden de pie, amigos. Se lo ruego. Levent, ¿qué bebes? Tomaré tu delicioso licor de café. Por supuesto. ¿Alguien más querrá? ¿Suavi? Enseguida, gracias. Y yo un té, Nihal. Gracias. Entonces, Bulent, ¿cuántas escuelas hay en el sector? Levent, no Bulent. Tres en el centro. ¿Cuántos alumnos? Nosotros tenemos Radio Y allí Radio en total, de a . ¿Por qué? ¿Es todo? Hubiera creído que más. ¡Miren, nieva! Si continúa será difícil subir la cuesta. ¡Aydin! ¿Puedes venir? En la cocina hay una lámpara que no funciona. Voy. ¿Cuál? ¿Aquélla? Perdón. Te he dicho eso para hacerte venir. No lo tomes a mal, pero ésta se supone que es una reunión privada. ¿Y? Tiene que permitirnos concluir los esfuerzos llevados a cabo juntos desde hace meses. ¿Y? ¿Puedes dejarnos? Hablen de lo que quieran. ¿Tienes otras cosas que ocultarme? No es la cuestión.