Radio Bocairent 107.4 FM

Radio Bocairent 107.4 FM, Radio escuchar Radio Bocairent 107.4 FM en directo Online
al cuello para contrarrestar mi cálculo cínico. ¿Es así? Él podría sentir vergüenza, remordimientos, y reconocer su falta. Hay que darle la oportunidad. ¡Qué absurdo! Dejemos a las multitudes hacerse masacrar esperando el remordimiento de los asesinos. ¡Eso no ocurriría ni en una telenovela! Puedes decir lo que quieras. Yo he hecho mi elección. No veo razón de oponerme al mal que me hicieran personalmente. ¿Alguien tiene intención de matarme? ¡Bienvenido! Si me defendiera, el asesino no saldría engrandecido. Pero podrías seguir viva. ¿Tal vez valdría la pena? No es tan seguro, créeme. Paremos esta discusión. Es deprimente. ¿Qué dices tú, Nihal? A decir verdad, no comprendo lo que está en juego. ¿De dónde te viene esta necesidad? ¿Qué te hace sentir eso? No es una necesidad, sino una idea. Ella quiere ayudar a que el mal se haga. ¿Lo permites? ¿Ésa es tu solución para erradicar el mal? ¿O para alcanzar la paz? Quiere facilitarle la vida a los malhechores. No, digo que hay que dejar a quienes hacen el mal la oportunidad de experimentar el arrepentimiento. ¡Una oportunidad a los malvados, qué buena que es ella! No pongas cara de no comprender. Es que he comprendido, mi corazón. ¿Cómo le has hecho, mi corazón? Esto es lo que ella dice: Ayudemos a los malvados, tal vez les dé vergüenza. No es eso. Es lo que entendí. ¿Cómo puedes entender eso? ¿Qué es lo que has entendido? Está muy claro lo que ella dice. Si me hacen el mal, un ladrón o quien sea, no muestro resistencia, y entonces, lo vuelvo consciente Radio ¡Pero en fin, basta! ¿Qué mosca les ha picado? ¿Qué es esta historia de ayudar al mal? ¿Quién ha dicho eso? ¿Está prohibido erradicar el mal? Tú nos provocas. Te digo lo que comprendo, querida. Es muy simple de entender. Dice que si nos hacen el mal, no oponerse puede incitar al malhechor a renunciar, a arrepentirse. ¿Cómo es posible? No es ésa la cuestión. Digo que se puede intentar. Los judíos habrían debido ir por su voluntad a los campos, Eso habría apaciguado a Hitler. Él habría dicho: "Ya están todos allí, no vale la pena gasearlos". ¿Estás de broma? No, es lo que entiendo. Ayudemos a los malvados a hacer el mal para que lo lamenten. ¡Jamás oí cosa parecida! O yo no comprendo nada, o no te expresas lo bastante claro. Sr. Aydin Radio Ya están aquí. ¿Quién? Hamdi. ¿Qué Hamdi? ¿Hamdi hodja? Sí. ¿Está aquí? Sí, arriba. El otro día lo he visto. ¿Qué quiere? No me lo dice. Se hace el misterioso. Por favor, él no. ¿Le has dicho que yo estaba? He dicho que iba a ver. Dile que no estoy. Tal vez quiere dejar algo. Ayer también ha venido. No ha dejado nada. ¿Ha venido ayer? Sí. ¿Y no me lo has dicho? Pero sí. Usted estaba en la cama, lo he mandado de vuelta. ¿Ah, sí? El pequeño está otra vez con él. ¿Qué pequeño? El que nos rompió el vidrio. Ayer también vino. Me parece que va a ser complicado. Puedes hablarle tú. Han hecho todo este viaje. ¿Qué es lo que temes? Nada, no es eso. Gime, no termina las frases Radio Me saca de quicio. Pero están aquí. No los vamos a hacer volver. Bueno, de acuerdo, hazlos pasar. Veremos qué es lo que quiere. Voy a aplicar tu lección, a ver si la he comprendido. Viene Hamdi, aceptaré todo de él sin que se me mueva un pelo. Pero él no quiere hacerte daño. ¿Quién lo dice? Todavía no se sabe. Pero me dejaré hacer. Veremos si he comprendido. ¿Temes que tenga un cuchillo? ¡Tal vez! Pasa, Hamdi hodja. Bienvenido, Sr. Hamdi. Gracias. Lamento molestarlos. No nos molesta. ¿Desayunarán con nosotros? Gracias, señora. No tenemos apetito. Siéntense. Fatma, trae té para nuestros invitados. Y torta para el pequeño. El valle está lodoso. Lo siento, estamos cubiertos de lodo. ¿Qué hacían en el valle? ¿Por dónde han llegado? Por el atajo. He visto dos siluetas. ¿Eran ustedes? Seguramente. ¡Claro! ¿Han venido a pie desde el pueblo? Sí, ¿por qué? Porque es lejos. Sí, es lejos. Es verdad. La última vez, ¿también, vinieron a pie? Ayer, quiero decir. Sí. Dime entonces Radio ¿Por qué no has dicho nada? Hidayet habría podido acercarte de vuelta. Lo lamento. No tiene por qué. Para nosotros es como deporte. No hay problema. Aydin, están de pie Radio Fatma, trae el té aquí. Tomen asiento. ¿No tienes una motocicleta? Me voy a comprar una cuando vayan mejor las cosas. Estaría bien. Si Dios quiere. Por suerte la casa es al lado de la mezquita. Si no, cinco idas y vueltas por día, sería un problema. Dios los bendiga. ¿Es su hijo? Se le parece. No. Es el hijo de mi hermano mayor. Yo no tengo hijos. A fuerza de trabajar, no he podido casarme. Es mi destino, supongo. Ya llegará. Eres joven. Ilyas es como mi hijo. Claro. ¿En qué clase estás, Ilyas? Dile, mi niño. ¿En qué clase? En segundo. Sr. Aydin Radio Voy a la zona industrial. ¿A hacer qué? A hacer reparar la portezuela. ¿Eso no puede esperar? Sí, pero también está el motor que chilla. ¿Chilla? Sí, como un ruido de vibración. Pueden ser los cilindros. No quiero estropear el motor. De acuerdo, ve. Sr. Aydin, como ya le he dicho, desde el incidente, el pequeño está verdaderamente desolado. ¿Qué incidente? El vidrio roto. Eso ya es historia antigua. Pero el pobre pequeño se siente