Radio Sirena 98.9 FM Benidorm

Radio Sirena 98.9 FM Benidorm, Radio escuchar Radio Sirena 98.9 FM Benidorm en directo Online
Radio y crece feliz junto a los otros potros en la hacienda. El Sr. Rogers pasa los días Radio Radio recibiendo con su famoso saludo a cada visitante que viene a Cubo Rojo. No hay nada por lo que ponerse puntilloso, Dr. Ben, señor. No hay nadie que vaya a asaltar la casa alcanzando las ventanas. Además, se me acabó el dinero de casa. Toma. Ahora vuelve allí el doble de rápido y no corras más riesgos. Sí, señor. ¿Dónde te has hecho eso? Creo que ya lo sabe. Cuando vuelva esta noche te lo arreglaré. Las cosas no pueden seguir así por más tiempo. No, señor. ¡Un momento, por favor! Eres Pompey, ¿verdad? ¿No me recuerdas? Sí, señor. Usted es el Sr. John. Es cierto. Aunque no podría culparte por no reconocerme. ¿Cuánto ha pasado, Dr. Ben? años. El día que enterramos a su hermano gemelo. Ése era Paul. Recuerdo que tenía diez años entonces. Su vivo retrato. Pompey, ésta es la Sra. Raden. La dama con quien me casé. ¿Cómo estás? Es Radio una señora muy bonita, Sr. John. Se está haciendo muy tarde, Pompey. Hay que alimentar a los pollos. Adiós, Pompey. Volveremos a vernos antes de regresar a Nueva York. Raden House. Vamos allí, John. Me encantaría verlo. Muy bien, si quieres. Oh, yo no se lo aconsejaría. La casa es muy vieja y está mal. Necesita reparación. Realmente no es segura. Si era lo bastante segura para que el padre de John viviera Radio Él no vivía allí. Al morir la madre de John se trasladó al viejo Hotel Raden y nunca volvió. Sé que ha sido un día agotador para usted, John, pero Radio Radio tengo que contarle algo importante. Me gustaría que viniera a mi casa esta noche. No te importa, ¿verdad, querida? Por supuesto que no. De acuerdo, Dr. Ben. Tan pronto como pueda, John. Oh, Pompey. Es una bonita tormenta, ¿verdad? Ésta es la parte más excitante, cuando se cierne así sobre vosotros. Amenazante. A punto de desatarse. ¿Se encuentra bien, Sr. Paul? ¡Sí, Pompey! No causaré más problemas. Ya puedes quitarme esto. ¿Lo han enterrado? Sí, Sr. Paul. El viejo ha sido enterrado. Bien Radio ¡Bien! ¡No dejaste que lo enterraran junto a mi madre! No, señor, Sr. Paul. No podría soportar que él estuviera donde pudiera hacerle daño Radio Radio y la hiciera gritar otra vez. Nunca más le hará daño, Sr. Paul. Me estás mintiendo, Pompey. ¡Estás mintiendo! No, Sr. Paul. No le miento. ¡Nunca le hará daño a ella! ¡Voy a verlo! ¡Usted no quiere hacer eso! ¡Sí, voy a verlo! ¡No se excite, señor, por favor! Está bien Radio Está bien, Pompey. Quiero mi cena ahora, por favor. Tengo una cita con el Dr. Saunders. ¿Sólo entrar? Sólo salir Radio No se lo quite. Vamos a Raden House. ¿Le pasa algo a Pompey? No es Pompey. Dr. Ben, estoy demasiado cansado para adivinanzas. Eso es todo por esta noche, Joseph. Venga aquí, John. ¡Mire! La Fundación Médica del Dr. Benjamin Saunders. Sí, lo sé. Su favorita. Suya y de mi padre. La mejor residencia gratuita de su especie en el Sur. Hemos salvado cientos de vidas. Preparada para las mayores epidemias. Vale la pena un buen trato Radio ¿No le parece, John? Ciertamente. Bueno, para mí es el precio de un buen trato. Más de lo que a un hombre normal le preocuparía pagar. A cambio del dinero de su padre Radio Radio yo realicé un acto criminal. ¿Usted? ¿Un acto criminal? Falsifiqué el certificado de defunción de su hermano Paul. Paul Radio Él aún vive. ¡Pero si fui a su funeral! Usted fue a un funeral. ¿Paul está en Raden House? Sí. Pero su padre y yo lo mantuvimos oculto durante años. Un maníaco sin curación Radio Y últimamente alguien peligroso. John, soy Radio soy un hombre muy viejo. He llevado esta carga durante mucho tiempo. Creo que depende de usted quitar esa carga de mis hombros. Sí Radio Sí, por supuesto. Siempre aparco el coche aquí. No se ve desde la carretera. Dr. Ben, antes de que me enviaran a la escuela Radio Radio Paul parecía perfectamente normal. ¿Qué sucedió? ¿No se ha preguntado nunca por qué le mandaron lejos? No demasiado. Bueno, su padre lo hizo deliberadamente. Sabía que su madre adoraba a sus dos hijos, Radio y enviando a uno a la escuela y amenazando siempre con enviar