Maná Radio 91.2 FM El Vendrell

Maná Radio 91.2 FM El Vendrell, Radio escuchar Maná Radio 91.2 FM El Vendrell en directo Online Me sacrificé por la nación durante la monarquía. ¡Por un florín simbólico una vez al año! El Danubio ya está en nuestras manos de nuevo, ahora quiero llegar a ver que toda Hungría sea como todo el milenio pasado. Puede encarcelarnos, pero Hungría nos importa un pito. ¡Deje a los muertos en paz! ¿A los muertos? Bien. Vamos a verlo mucho que vivo eres tú. ¡Cincuenta con el látigo! ¡No lo haga, no lo soportará! Me sorprende. Es joven. Usted sabe cuanta fuerza tiene. Usted es más vieja, entiendo que haría cualquier cosa, pero ¿qué puede ofrecer a mí, al viejo enfermo? He enterrado a dos mujeres y aquí paso las noches solo con mi dolor. Le perdonaré si usted me ofrece otra posibilidad. ¿No? ¡Es usted quien lo ha decidido! ¿Le fascina? A mí no desde hace mucho tiempo. Ya se ha perdido radio ¡vacío! Deme por lo menos una oportunidad y mandaré a los brutos fuera. Deme lo mismo que a aquel desdichado. ¡Nunca! ¡Tú cabrón asqueroso! La palabra nunca dicha por la mujer no significa nada. ¿Me oyes? Su heroísmo no aguantó mucho. El cuerpo traiciona a cada uno. ¡Por Dios, dígales que lo dejen! Vamos. ¿Qué pasa? Tenemos que salir. Alguno estará abierto. No puedo. Espera un momento. Regresa, voy a esconderme solo. Quizás lo logre. Creí que íbamos a encontrar a mi mamá. Ella ya está en casa. Y te esperajunto con las chicas. Bueno, ve. Debería pagarte. Pero ya no tengo nada. Pues, después de la guerra. Ojalá. Adiós. Adiós. ¡Victor! Parece que eres mi destino. Sí, parece. ¿Naciste de nuevo? Pues,sL Si debo caer muerto, prefiero el aire fresco. Tienes que soportar un rato. Dentro de poco atravesamos el Danubio. Será el comienzo. ¡Eso sí! Pero parece que tarda un siglo. Tomadlo, tenéis un largo camino por delante. El mundo os espera. Os alistaréis en el ejército. Yo probablemente no. ¿Qué dices? A Hitler le daremos una galleta y volveremos a casa. Muchachas, bebida, canciones radio A encontrar a Yarunka, te gustó. ¿Por qué para? Policía. En la parte delantera. Nos encontrarán aquí. Yo lo sabía. Será nuestro fin. ¿Qué malo hicieron los niños? Ni siquiera tienen ustedes idea que Ies hacen en Polonia. Viajamos ya todo el mes. Adiós, Victor. Siempre estropeo todo. Quizás otra vez en otro tren. Dame el abrigo. ¿Para qué? Vamos a confundirlos un poco. ¿Cómo? Vamos a ver. Yo quería rendirme. Sería una tontería. Si somos chulos, ¿no? Tú eres. Pero ¿qué hago yo? Quédate aquíy calla. Ten cuidado. No tengas miedo. Victor, ¿será posible? Pero sus brazos siempre se sacudían como si hubiera un motor en ellos. Nunca vi a mi padre en la vida real, pero hay una pintura suya en el museo. No de su rostro, sino de su cuerpo. La cabeza que pintaron es la de un oficial. Mi padre fue modelo para el cuerpo. Era un soldado valiente. Tengo su cabeza aquí. Éste es mi padre. Ahora es un ángel en el cielo, defendiéndolos a todos. ¿Recuerdas a mi hermana Vera? ¿Recuerdas? ¿El qué? ¿Recuerdas a Vera? Ella viene directamente en tren desde Estocolmo. También tiene lindos vestidos. Estaba casada con un ingeniero, y ambos vivían en Estocolmo, igual que el rey. Él es tan