Mataró Radio 89.3 FM Mataro

Mataró Radio 89.3 FM Mataro, Radio escuchar Mataró Radio 89.3 FM Mataro en directo Online de casa. ¿No se helaron? Llevan horas tarde. Tuvimos que parar en cada semáforo. Sírvanse, para calentarse. Pruébelo, jefe. Muy bueno. Sería bueno, pero estoy de servicio. Puede beber, pasarán la noche aquí. Se descarriló un convoy alemán. Bueno, ¿verdad? Muy bueno. Víctor, canta. ¿Por qué no cantas con nosotros? Mejor no. ¿Tú llevas el traje regional? Por la mañana voy a la misa. ¡Póntelo! Sólo por un momento, no lo quiero planchar. Envidio a los moravos sus muñecas. Piadosas, pero saben divertirse. No histéricas como las nuestras. ¿Conoces la marcha de los guardias de correo? Quizás no lo hayamos perdido. ¡Eso es! Gracias a los patriotas moravos por el correo a Belgrado. Nos puede sorprender de nuevo. Buenas noches, queridos oyentes. Aquí Londres. Perfecto. ¡Fue de nosotros! ¿Estás loco? Están transmitiéndolo desde la mañana. Examinarán toda la ruta hasta encontrarnos. ¿En este embrollo? No sabes que la Gestapo hace. ¡No me asustes! Chicos, ¡mirad! Duerme a pierna suelta. El ojo de Dios. ¿Sabes qué'? Salió corriendo. ¿De veras es cobarde? Nada extraño, su mamá ni siquiera puede salir. ¿Por qué? ¿Judío? EIIa es. No lo dejarán a trabajar en el servicio postal. Espera radio Fue fantástico. Uno tiene que ser chulo, otras cosas no importan. Conocí solo a uno. Al capitán Slapeta. Volaba debajo del puente. Salió a los alemanes delante de sus narices sin el tren de aterrizaje, una oveja entró en su camino. ¿Cómo aterrizó? No sé, pero era un chulo. Tengo un regalo para ti. Muy abigarrado, no tuve más lana. ¿Te gusta? Yo también pensé en ti. PEFO va a tardar un rato. ¿Señor Kadlec? No, soy colega de su hijo. Tengo que hablar con él, es urgente. No está en casa. ¿Ha estado aquí la Gestapo? No grites, ¿estás loco? ¿En qué lo habéis implicado? También yo estuve allí, y no soy un niño. ¡Calla! Agradece a Dios si sales de aquí. No es su culpa. Atestiguaré que nos disuadías. Nadie va a preguntar. Toma tus cosas y espera en el sótano. El señor Kadlec viene enseguida. Usted nunca ha estado aquí. Y no sabe nada de Francek. Si yo radio Me da pena que haya pedido medicamentos de usted. No deberías haberlo dicho. Victor, ¿a dónde vas? No importa. También tú tienes que irte. ¡Mamá! No puedo dormirme, se oye música. Mamá está agobiada. Hay que entenderla. Mi padre no volvió de Suecia cuando nos ocuparon. Nos dejó aquí también con su madre. Mamá tuvo que dejar de cantar y ahora yo radio ¿Vas a ver a tu padre? ¡Nunca! ¡Rápido! El río los llevará al ferrocarril. No está lejos. Estén tranquilos, ustedes no son los primeros. Gracias, alegre a alguien. Tú puedes agradecer al señor Tijácek. Ahora ni siquiera pasaría agua a ningún eslovaco. ¿Por qué se lo daste? Cobró bastante. Además, mi padre reparó los dientes de toda su familia. Hace frío horrible, ¿verdad? Tengo que darte el abrigo. No tiene importancia. ¡Déjame en paz! No te enfades conmigo, no es culpa mía. ¡Ponte algo! ¿Sabes qué mi padre se fue en verano? Siempre sabía elegir. Toma, no te hagas rogar. ¡Está aquí! ¡Déjalo! ¡Su be, rápido! Nojuegues con eso, va a extinguirse. Toma.