Radio Gorbea

Radio Gorbea, Radio escuchar Radio Gorbea en directo Online Añadir a su sitio. No tienen tiempo para soñar. No, no es así. Todos tenemos un sueño. La vida sería imposible sin ellos. Un pescador también sueña. Sueña que cogerá el pez más grande que se haya pescado jamás. Ese es su sueño. Bueno, los pescadores son así. No, Filip, todo el mundo sueña. Sueñan porque Radio porque son personas. ¡Ah, pajarillo! ¿Y qué me dicesde mí? Cuando tú llenas de carbón tu capazo, sueñas que está a punto de convertirse en flores. ¡En flores! ¡Oh! ¿Pero qué es esto? De pronto esta leña parece haber echado hojas y florecido. Bueno, ya estamos. Gracias por el viaje. Adiós. Adiós, pajarillo. Gracias a ti también. ¡Tizones florecidos! ¡Mira, Assol! ¡Mira! ¡Son las velas escarlata! ¡Sandro! ¡Danos la bienvenida! ¡Bienvenido, capitán Grey! ¡Y mi buen amigo Atwood! ¿Cómo estás, Sandro? Hola, Zimmer. ¡Bienvenidos a Zurbagan! Casi nos disparan cuando entrábamos a tu taberna. Zurbagan parece estar sitiada desde hace ya dos días. ¿Qué es lo que ocurre? Dos días atrás, en el juzgado, dos valientes, un estudiante y un médico, interceptaron un carruaje que escoltaba a unos terroristas. Los que habían intentado asesinar a nuestro gobernador. ¡Por los vientos del Hado, esos hombres son héroes! El gobernador ofrece de dos mil piezas de oro a quien aporte información para poder arrestarlos. Veo que su gobernador es muy generoso. No creo que su cofre se resienta demasiado. Tienes razón. Dudo que nadie caiga tan bajo por ese dinero. Por eso la policía está buscando en cada casa. ¡Anda!, ¿sois vosotros? Ayúdanos, Sandro. Zimmer, ¡toca algo! ¡Que pare la música! Tabernero, acaban de entrar dos hombres aquí. ¿Dónde están? Aquí entran muchos en parejas. No sé a cuáles se refiere. Sandro, ¡ron y cena para dos! Esos han entrado hace un minuto. ¿Quiere tomar un trago? No intente hacerse el tonto. ¿Dónde están esos bandidos? Te juegas el cuello ocultándolos. Aquí no hay bandidos, cabo. Vejestorio, ¡no me toques! ¡Me ha insultado! ¡Discúlpese! No tolero que nadie me insulte. ¿Que me disculpe yo, cascarrabias? ¡Eres un merluzo! ¡Discúlpese ante el capitán, cabo! ¡Vamos! ¡¿Esto es una conspiración?! Ya veo. Policía, arréstenlos. Atwood, vuelva a El Secreto, pronto, y leve anclas. Espéreme en Lamfier Bay. Cuente conmigo, capitán. ¡Sandro! ¡Alto! ¡Policía! ¡Cabo! Cabo, ¿qué ha ocurrido? ¡Bloqueen el puerto! ¡Arresten a todos! Aquel encuentro con los rebeldes Radio me trajo al puerto de Lisse por pura casualidad. Capitán, todo listo. Muy bien. Bien, amigos, ya están en casa. Les deseo éxito en su noble causa. Estamos muy agradecidos, capitán. ¡Que tengan mucha suerte! ¿Qué dispone ahora, capitán? Permiso para la tripulación. Atwood, ¡licencia de tierra para todos! Sí, señor. Licencia de tierra. ¿Por qué no sale Vd, Panten? Es Vd de Lisse, ¿no? Entro de guardia a medianoche. ¿Qué son esas luces, Panten? El pueblo pesquero de Caperna. ¿Qué le preocupa, capitán? Parece ensimismado. No lo sé, Panten. Me siento triste. O mejor dicho, angustiado. Como si estuviera esperando a que algo suceda, pero Radio no sé qué es, Panten. ¿Quiere fumar una buena pipa, capitán? Gracias, tengo la mía. Lo veré mañana, capitán. Buenas noches. ¡Letika! ¿Sí capitán? Coge las cañas de pescar. Nos vamos de pesca. Sí, capitán. Bebe a la salud de los abstemios. ¡Te has traído el gengibre! Lo siento, pero estaba oscuro e iba deprisa. ¿Es cierto, capitán, que Vd es de alta cuna? Ese no es interesante, Letika. Coge la caña y ve a pescar. ¿Y usted? ¿Yo? Quizá Radio después. Después. Con un trozo de cuerda y un palo de madera me he hecho una caña Radio Y ahora le ato un gancho y la hago voltear silbando. Este gusanito removía la tierra, estaba vivo y contento. Y ahora se returece en mi gancho, y un pez se lo comerá. ¿Por qué no duermes? Duerme, padre. Yo me acostaré pronto. Buenos días, mis formidables gigantes. Hacéis un buen trabajo vigilando el camino a mi bosque. ¡Gracias, hermanos míos! ¡Oh!, aquí estás Radio Y aquí estás tú también Radio Sois tantos, mis hermanos. Os recuerdo a todos y os quiero. ¡Buenos días, sol! Sí Radio ¡Ah!, ¿eres tú, Letika? Mírala. Es adorable, ¿verdad? Un cuadro divino.