Radio Tagoror Santa Lucía

Radio Tagoror Santa Lucía, Radio escuchar Radio Tagoror Santa Lucía en directo Online Añadir a su sitio. ¿Será capaz de desertar? ¿De separarse de esta gran familia del botón de ancla? No. Yo sé que usted no puede hacerse traición a sí mismo. Por el honor del uniforme que viste. Por cuantos sacrificaron todo a la Marina, Radio le pido que sea el alumno modelo. Y que no olvide que antes que usted, hubo otros hombres Radio que también sufrieron. Tenían amor, familia, desengaño. Y todo lo olvidaron cuando la Patria los llamó. Olvide su obsesión aunque le duela. Arroje su pena por la borda como un lastre inútil. Y no olvide que en la vida como en la mar hay que mirar lejos Radio y alto. Lo demás, créame, no tiene importancia. Dice usted bien. No tiene importancia. -¿Entonces me promete Radio ? Le doy mi palabra de honor. -No, la mano no. Un abrazo. -Los he enseñado yo. ¡Ay! -Desengáñese usted, oficial, este deporte es para manos curtidas. -Mala suerte, Manzano. Hemos perdido la regata. -Es cierto, pero hemos ganado un marino. -¿Se refiere a Corvián? -Bajad la mano. ¡Pues no les digo que bajen la mano y suben la cuerda! ¡Madre mía, qué alto está esto! ¡Ha del barco! mañana el examen de tiro naval. Sí. Sencillamente horripilante. Don Cristino debe tener ya preparados esos problemas. Si supiéramos cuáles van a ser. ¡Siento unos escalofríos! Tengo una idea. Esta noche serán nuestros. ¡Estás loco! ¿Y si nos pescan? No nos verá nadie. Y en el examen quedaremos como los ángeles. Esta noche, después del toque de silencio Radio Mira que si aparece el del segundo. ¡Chis! No seas gafe. Aquí deben de estar. -¿Quién anda por ahí? ¡Alto! Este ya no se me escapa. Ordenanza, aquí el segundo. Póngame con el jefe de servicios. Pronto. No pude identificarles porque iban de espaldas al salir. Pero ahora verá cómo lo sabremos. Déjeme a mí. ¡Firmes! La mancha de tinta me va a revelar al culpable. ¡Media vuelta! Canción tradicional. (CANTAN) Gaitas. -¡La muñeira! Un momento, un momento. ¡Atención, guardiamarinas, llamada para un salvamento! -A sus órdenes, mi Comandante. Dice que se comunique al Capitán General la salida en misión Radio en misión de salvamento de la BBK- y de un grupo helicópteros. -Los náufragos pertenecen al pesquero Tritón. Mucha suerte. -Vamos, Comandante. -Explora al Sur de la isla. -De acuerdo. -Atención, barcaza K-, hemos localizado el sitio Radio del naufragio. Pónganme con el Comandante. -A sus órdenes, llama el piloto del B-. -Comunican que el naufragio está localizado Radio en un punto inaccesible de la costa. -Comuníquele que venga a recoger a un guardiamarina de salvamento. -Atención, B-. Han debido localizar el punto del naufragio. ¿Por qué tienes esa cara? ¿Qué te pasa? Pensaba en Carlos. He visto a Dorita y me ha contado la verdad. Sólo fue a pedirle que por mi bien me dejara. ¿Ves como eres un cabezota? Tienes razón. Ahora no sé lo que daría porque olvidara lo ocurrido Radio entre nosotros. Eso corre de mi cuenta. (TOCA EL SILBATO) -¡Firmes! A sus órdenes, mi Comandante. -Entre en formación. Necesito a uno de ustedes para una misión arriesgada. El que sea voluntario que dé un paso al frente. Muchas gracias, no esperaba menos. Usted, Corvián. Permítame recordarle que soy Radio el más antiguo en el servicio militar Radio y reclamo esta misión. -Queda designado. Mi Comandante, somos de la misma promoción Radio y yo soy el brigadier. -Lo siento, Corvián, tengo que considerar Radio la observación de Tejada. Usted mandará la patrulla que por tierra colaborará Radio en el salvamento. Puede mandar romper filas. A sus órdenes, mi Comandante. ¡Rompan filas! Esas son las ventajas de perder el curso. Te gané la partida, campeón. ¡Que tengas mucha suerte, Enrique! ¿Me podrá dejar en las rocas? -Hay mucha turbulencia. Es peligroso; pero lo vamos a intentar. ¡Deprisa, arriba, vamos! ¡Arriba! A ver si mandáis los helicópteros de una vez Radio que hay uno muy grave. ¡Enrique! ¡Vamos! Traed el equipo de escalada. Comunique al Comandante que el voluntario Radio ha sufrido un accidente, intentamos bajar en su socorro. -Entendido. Corto. ¿Se han salvado todos? Todos, Enrique. Gracias a ti. Ah Radio Ánimo, Enrique. Verás el recibimiento que te harán cuando