Radio Rociana 107.7 fm

Escuchar Radio Rociana en directo Online España La calidad y la emisión continua. Añadir a su sitio. Pero dime, ¿cómo vas a soportar tu propia conciencia? Les dije a Danbury y a la prensa que no creo que tú lo hicieras. Qué amable. Sea como sea, no importa. No importa cuando no se tiene nada por lo que vivir. Tú no sabes qué es querer a un ser humano. Por favor, no digas eso. Tiene gracia. Gordon me hizo solitaria y desgraciada. Y a ti, fría y cruel. Una mujer que puede matar y no decir nada. No. Debes de estar cansada. Mejor me voy. Eso es, huye. Y no pares para no tener que enfrentarte con la verdad. No tengas miedo, yo no te detendré. Si te quedara algo de decencia, tú misma lo harías. Pero no la tienes. Estás totalmente podrida. ¡Lárgate! Quiero ver al Capitán Danbury. Soy Valerie Stanton. Tome asiento, ahora está ocupado. Es importante. Avíselo, por favor. Lo haré cuando esté libre. ¿Diga? De acuerdo, Capitán. La Srta. Stanton quiere verle. Sí, señor. Ya puede pasar. He dicho que ya puede pasar. Gracias. Srta. Stanton, pase, tome asiento. -Capitán. -Perdón. Es sobre Marian Webster -Escúcheme. -Silencio. Sí. De acuerdo. ¡Capitán! Marian Webster se ha librado de sus problemas. Se ha suicidado. ¡No! ¡No! ¡No! ¡No! -¡Srta. Stanton! -¡No! ¡No puede ser! -¡No fue ella! -Tranquila. -¡Ella no lo mató! ¡No! -Tranquila. Afortunadamente, no hay peligro mientras yo esté callado. -¿Qué viene? ¿Ernie? -"Estoy bajo su control." Así que estoy bajo su control, Juez Brack. Me tiene a su entera disposición -"De ahora en adelante." -De ahora en adelante. Sujeta a su voluntad. Una esclava. ¡George! -Bueno, ¿va bien? -¿Quién sabe, querida? En cualquier caso, será un largo trabajo. ¿Vas a quedarte aquí? ¿Tienes que estar ahí? Tiene razón, Val. Así lo ensayamos ayer. Sr. Juez, ¿podría hacerle compañía a Hedda el resto de la noche? Será un inmenso placer. No, gracias. Estoy un poco cansada esta noche. Creo que iré a descansar. ¡Valerie! Valerie, debes sentirte más atrapada. Cuando vengas a la alcoba, cierra las cortinas y haz una pausa antes de empezar a tocar el piano. En menos de un minuto, Hedda cogerá la pistola y se suicidará. El público teme oír ese disparo.