Radio Tomares 92.0 fm

Escuchar Radio Tomares 92.0 fm en directo Online España La calidad y la emisión continua. Añadir a su sitio. Entré, cogí la estatuilla y lo maté. -Entonces, regresé. -¿Cómo? ¿Por el mismo lugar? Sí, desde luego. -¿Y nadie te vio? -Suerte, pura suerte. Es posible, ¿no? Cualquier cosa es posible. ¿Y después? Entonces, regresé a mi camerino de una manera totalmente normal. Era la noche del cierre y todos se estaban despidiendo. Después de esto, me pregunto por qué no me ha detenido aún. Muy ingeniosa, Srta. Stanton, pero olvida un detalle. -¿Cuál? -El móvil. El móvil. Vaya, no he pensado en eso. Tiene que haber un porqué. La gente mata por amor o por odio, por miedo o por rabia. No, querida, me temo que ningún jurado la condenaría, a no ser que confesara. Una llamada para Ud., Capitán. -¿Me disculpan? -Desde luego. -¿Cansada, cariño? -Un poco. Tenemos una cena con Gunther, ¿la cancelo? No, me cambiaré en cuanto se vaya. -Lo siento, pero me tengo que ir. -¿Era de su trabajo? No, era el médico de la Srta. Webster. -¿Está peor? -No, ha recobrado la conciencia. Ahora puedo hablar con ella. -Adiós, Morrell. -Adiós. Y gracias, Srta. Stanton, por una velada tan entretenida. Me alegro de que lo pasara bien. -Capitán, dígale a Marian -Sí. Dígale que le deseo toda la suerte del mundo. Se lo diré. -Adiós. -Adiós. No se admiten visitas, señora. Soy la Srta. Stanton. El Capitán dijo que podía venir. Ah, sí. Adelante. Gracias. Hola, Marian. ¿Cómo estás? ¿Cómo te sientes? -¿Por qué has venido? -Quería hablar contigo. Para saber cómo te encuentras. Tienes miedo. Qué cosas más raras dices. Tienes miedo de lo que sé. Que sepas que sé lo que tú sabes. Las dos lo sabemos, Valerie. -Sé que mataste a Gordon. -¡Marian! No te preocupes. Me encontraron a mí en la habitación, mis huellas en la estatuilla. Y me considerarán culpable. No, no lo harán. No creerán nada de lo que yo diga. Menuda jugarreta del destino. ¿De dónde sacaste la suerte, Valerie? ¿O es que Dios tiene piedad de los malvados? Has estado muy enferma, Marian. No deberías hablar así. Tú saldrás de esta. Estás en la cima del mundo. Gordon está fuera de tu camino, una gran carrera, un nuevo hombre.